El artículo de hoy nos lo escribe Borja Martinez Sevilla que ha querido colaborar con nosotros hablando sobre el ejercicio aeróbico y anaeróbico.

A continuación su aportación:

Como ya sabes, estamos en estado de alarma por COVID19 y en proceso de desescalada en la que ya se puede realizar actividad física en la calle y quiero aportar mi granito de arena aclarando la diferencia entre ejercicio aeróbico y anaeróbico.

EJERCICIO AERÓBICO: Se basa en el desarrollo de actividades con menor intensidad que las realizadas en el ejercicio anaeróbico, pero durante periodos de tiempo más largos (andar, correr, nadar o montar en bicicleta) con el objetivo de conseguir mayor resistencia. Este tipo de actividades necesita oxígeno y su fuente de energía son las grasas e hidratos.

Las personas que quieren adelgazar suelen realizar este tipo de actividad por la quema de grasa. Incrementa la capacidad pulmonar y es beneficioso para el sistema cardiovascular.

Para estimar la intensidad del ejercicio aeróbico, se miden las pulsaciones cardiacas por minuto. Para calcular las pulsaciones cardiacas máximas: para hombres 220 menos la edad y para mujeres 210 menos la edad.

Beneficios del ejercicio aeróbico:

  • Permite adelgazar.
  • Mejora la función cardiovascular.
  • Influye positivamente en el estado de ánimo.
  • Incrementa los niveles de absorción de calcio.
  • Ayuda a disminuir la presión arterial.

EJERCICIO ANAERÓBICO: Consiste en realizar actividades de alta intensidad como levantamiento de pesas, carreras cortas a gran velocidad, hacer abdominales o cualquier ejercicio que sea de mucho esfuerzo en un corto espacio de tiempo. Se utiliza para adquirir potencia y masa muscular. Fortalece el sistema musculoesquelético. La palabra ANAERÓBICO significa “sin oxígeno” y se refiere al intercambio de energía sin presencia de oxigeno que se produce en los músculos al realizar este tipo de actividad.

Antes de realizar una actividad anaeróbica hay que realizar un calentamiento aeróbico para evitar lesiones, además de movilidad articular y es muy recomendable una liberación miofascial. Al final de tu sesión de ejercicio anaeróbico es conveniente realizar alguna actividad aeróbica de menor intensidad, como caminar o montar en bicicleta, de esta forma se “remueve” el ácido láctico de los músculos y se evita que aparezcan agujetas.

En particular, a mí me gusta implementar un tipo de entrenamiento, los EMOM.

Beneficios del ejercicio anaeróbico:

  • Mejora la capacidad para combatir la fatiga.
  • Hace trabajar al corazón y al sistema circulatorio.
  • Ayuda a evitar el exceso de grasa y controlar el peso.

RECOMENDACIONES PERSONALES:

Si eres principiante, y especialmente si tienes sobrepeso, debes de comenzar practicando ejercicios aérobicos de baja intensidad hasta que adquieras resistencia y un estado físico adecuado.

Es importante realizarse un reconocimiento médico antes de empezar una actividad física. El ejercicio anaeróbico no es adecuado para embarazadas.

Utiliza siempre ropa cómoda y que permita transpirar con facilidad y un calzado apropiado. Hidrátate adecuadamente antes, durante y tras la realización del ejercicio.

Borja Martinez Sevilla

 

Borja Martínez Sevilla

Entrenador de acondicionamiento físico en salas polivalentes y entrenador especialista en calistenia y Street workout FESWC.